Lo que hay que saber sobre el Amianto Amarillo



Todo lo que necesitas saber sobre el amianto amarillo

02 Nov 22

El amianto es un material del que existen distintas variedades, siendo una de ellas el amianto amarillo, también llamado antofilita.

Este material es ampliamente conocido por su uso generalizado en construcción y otros sectores durante la década de los 70, los 80 e incluso los 90. Sin embargo, su comprobada toxicidad obligó a una progresiva retirada que no ha cesado hasta hoy, cuando aún existen emplazamientos con presencia de amianto, algunos de ellos con amianto amarillo, en el que nos vamos a centrar en este artículo.

Qué es el amianto amarillo o antofilita

La antofilita o amianto amarillo es un mineral del grupo de los silicatos, formado a base de magnesio e impurezas de hierro. Se encuentra en rocas de carácter metamórfico, y puede adoptar forma de fibra, a partir de la cual se ha utilizado para distintas aplicaciones en la construcción, principalmente.

Si bien otras variedades del asbesto como el amianto azul o el gris son más comunes, el amianto amarillo no deja de estar presente en múltiples ubicaciones en España.

Por qué es peligroso el amianto amarillo

Al igual que el resto de tipos de amianto, la antofilita es tóxica cuando se liberan fibras que se inhalan y acaban alojándose en los pulmones, provocando toxicidad y enfermedades respiratorias, así como siendo un importante factor de riesgo para el cáncer de pulmón.

Asimismo, una de las consecuencias más conocidas del asbesto y, por tanto, también de la antofilita, es la asbestosis, una enfermedad respiratoria asociada a quienes trabajaban con este material, mucho más propicios que el resto de la población a inhalar dichas partículas.

Por tanto, para que estas fibras se liberen, es necesario que se esté trabajando con el material o que éste se haya deteriorado o envejecido, momento a partir del cual se hace obligatoria su retirada. En este sentido, el amianto amarillo exige una mayor atención para la misma, pues tiene una vida útil inferior al resto de tipos de amianto.

Usos de la antofilita

Como ya se ha mencionado, el amianto amarillo no estuvo entre los tipos de asbesto más utilizados, lo que no significa que dejara de utilizarse para múltiples estructuras pudiendo estar presente en materiales de construcción como:

  • Aislamientos

  • Pinturas

  • Cemento

  • Algunos tipos de selladores

De entre estos usos, su utilización como aislamiento en las paredes de edificios, tanto en forma de fibra de amianto como recubriendo estructuras era lo más habitual. Este uso se basaba en propiedades de la antofilita que lo hacían propicio para el mismo, como su gran capacidad de aislamiento acústico y térmico y su gran resistencia al fuego.

Por tanto, aunque en ocasiones veamos una especie de manchas amarillas sobre los tejados de uralita, estamos hablando simplemente de moho, pues el amianto amarillo no era adecuado para este uso.

Normativa de retirada de amianto amarillo

Al igual que cualquier otra variedad de amianto, la antofilita está prohibida para cualquier uso por la legalidad española y europea debido a su importante toxicidad. Esta legislación, recogida en el Real Decreto 396/2006, establece también la retirada obligatoria del amianto una vez ha cumplido su vida útil y se encuentra en descomposición.

En concreto, se debe prestar especial atención a la retirada del amianto amarillo, pues posee es notablemente más tóxico que el resto de tipos de asbesto y, además, posee una vida útil más reducida, por lo que se debe retirar inmediatamente de los inmuebles y estructuras en las que aún esté presente.

Esta estricta legalidad está totalmente basada en la evidencia científica hallada tras el periodo de intenso uso del asbesto y los posteriores casos de asbestosis y cáncer de pulmón como enfermedades profesionales asociadas a la manipulación de este material.

Precisamente, esta toxicidad es la que también hacen muy estrictas las condiciones en las que debe retirarse el amianto y la uralita, siendo obligatorio contar con una empresa profesional que posea la formación, herramientas y equipos de protección adecuados para una retirada segura del amianto amarillo y cualquier otra de sus variantes.

Dónde se puede encontrar amianto y amianto amarillo

El uso del amianto en España fue muy generalizado sobre todo hasta la década de los 80, siendo uno de los principales países importadores de este material. Esto hace que, además de la multitud de tejados de uralita que aún podemos observar en cobertizos, garajes o corrales en toda la geografía española, el amianto aparezca en otras muchas estructuras.

Entre ellas, podemos encontrar, además de las mencionadas en las que se utilizaba la antofilita, otras como depósitos de agua, conductos de ventilación y de humo, hornos, techos, tejas y otras muchas aplicaciones, también en sectores distintos a la construcción. De hecho, se estima que aún quedan por retirar más de 2 millones de toneladas de amianto sólo en España.

Por tanto, si crees que hay restos de asbesto o amianto amarillo en tu vivienda o tu propiedad, es esencial acudir a la mayor brevedad a una empresa profesional, sobre todo en el caso de presencia de amianto amarillo. En IRC, somos empresa certificada para la retirada de amianto y llevamos realizando esta tarea con éxito durante toda nuestra trayectoria, garantizando la seguridad en el proceso de personas, entorno e infraestructuras.